DESCARGA AQUI —    Entrevista KOMBA CASTRO  

KOMBA JORGE CASTRO ALDAY

De trazo ágil y cuidado, propone conjuros de líneas y tintas pulcras, acuarelas resonantes y un sabroso mestizaje entre lo digital y lo análogo. Ha dado identidad gráfica a discos musicales, festivales de artes, libros ilustrados y campañas sociales”. (https://www.facebook.com/KombaCastro/) (@komba_castro) (@lorenalvarezch)

 CARLOSOLIVARES: Buenas Tardes. ¿Cuál sería tu análisis, respecto a procesos creativos en la actualidad?… Pensando en un antes y un después del proceso Covid 19. Surgimiento del proceso creativo, identificación de algunas fases, reconocimiento de ciertos planos creativos, u objetivos, metodologías.

KOMBACASTRO: Pregunta amplia, tiene que ver como en el proceso que estabas antes o que venías haciendo y te encuentras con una pandemia que detiene todo. Es como una pausa. Como una especie de coma. En un momento…Un respiro… Es que primero no es un respiro, es como decir… wuaaaa. Y empiezas a ver que en todas las facetas artísticas que tú exploras y haces, que es la música y la ilustración. Y la gráfica, quedan en aquella situación de wuuaaa y ahora qué. Y creo que pasó un tiempo en que todo esto de que exista una pandemia mundial, el confinamiento, sobre todo acá en España que duró cerca de tres meses. Confinamiento total. En uno provoca la incertidumbre. En el plano artístico, esa incertidumbre, afectó. Por ejemplo, nos vamos al área musical que es algo que nosotros representamos, con mi banda y yo como artista, hasta hoy en día no existe un formato de cómo va a ser un concierto, los artistas, la mayoría hacemos más conciertos en vivo. Y esto, ya no permite que esto ocurra, que era algo que se podía hacer antes. Entonces desde ahí empiezas a barajar las diferentes posibilidades en esta situación, y de cierta manera, empezaron a abrirse ciertos espacios donde nos convidaron a trabajar y a hacer música a través de internet. Ocupar los medios. Que a veces uno piensa que ha pasado tanto tiempo, en que se venía acostumbrando a ocupar las redes sociales y al final la red social se transformó en la única herramienta social. Y ahí, ese también fue otro golpe. Entonces, ahí, uno empieza a valorar también la libertad, a valorar también la vida, el tiempo, el espacio. Para dónde creas. Hacia donde va esa energía creativa. En qué estabas, en qué te tienes que plantear ahora. Yo creo que, esa pausa, esa coma del artista, que provocó una pandemia o un confinamiento, tuvo todas esas etapas. Desde cómo morir, volver a nacer, y volver a replantearlo. Y desde ahí, a lo mejor, por ejemplo, en confinamiento, igual saqué algunas ilustraciones. Avancé en algunos proyectos que, a lo mejor, yo no me daba el tiempo. Porque también tienes que hacer proyectos para poder vivir del arte con distintas personas, que te hacen encargos. Todo eso se puso stand by, todo lo que era cartel para conciertos, que venía planeando, no lo pude realizar. Y me quedé con más tiempo para mí y ahí. Y obviamente, repensar y replantear. ¿Y a donde llegué?, a redescubrir materiales. Que los había tenido de lado. Pasa que en la gráfica a veces hay elementos más rápidos o herramientas más rápidas para trabajar. Por ejemplo, el trabajo digital encuentro que es mucho más rápido, que lo hecho a mano. Por ejemplo, utilizando óleo, o acuarelas. Entonces, en el confinamiento volví a retomar las herramientas como la acuarela. A trabajar más en esa área. Me gusta esa parte. Y bueno creo que ahí hay una experimentación. Eso como de volver a reinventar. De volver al origen y volver a reinventar. Y que terminan siendo otra propuesta gráfica, y siento que sí, este proceso de pandemia ha sido otra evolución. Eso en el área de impresión, y en el área musical, siento que también fue un tiempo para repensar, para reinterpretar, y haber aprovechado el tiempo para seguir con el proyecto de otra forma. Y estar también preparado para lo que venga. Buscar la plataforma. Porque no hay festival, no hay nada. O sea, todo eso que conocemos que era con gente, multitudinario, ahora no está. Y no sabemos hasta cuando, entonces, creemos que aún nos falta explorar más en ese rubro. Pero sí en la ilustración se aprovechó para crear también con esa sensación que te dio un confinamiento de pandemia. Y creo que todavía estamos en pandemia. Aún no hemos terminado.

CARLOSOLIVARES: Volver a estos procesos análogos, quizás más demorosos en tiempo… el tiempo en sí como lo conocíamos, en esta cuestión rutinaria, de producción, llegar rápido a elementos, o referentes digitales… ahora tienes el tiempo, y existe una transformación en esa sensación temporal. Existe un proceso más íntimo…

KOMBACASTRO: Claro y todo más íntimo igual. Hubo un tiempo en que me dediqué a trabajar más desde lo digital, trabajar desde el computador, con programas de edición. Y ahora fue el tiempo de encontrarme con los materiales, y cosas que yo mismo, cuál ha sido mis reflexiones, que yo sé ocupar esos materiales, por eso, por ese tiempo tan acotado, al momento de poner en pausa la vida, en vez de haber quedado haciendo nada, fue un reencuentro. Y eso se agradece. Y pienso que desde ahí me voy a plantear en lo que venga. De hecho, ahora estoy experimentando con grafito. El lápiz grafito no lo ocupaba hace años. Y ahí estoy poniéndole.

CARLOSOLIVARES: Y para clarificar justamente, en tú proceso y no en los procesos como algo más general, sino que, en tu proceso, trabajas desde la materialidad en sí, o sea desde el grafito es distinto, a trabajar con acuarela y estos materiales, te dan inspiración.

KOMBACASTRO: Por ejemplo, cuando tengo que hacer algo más oscuro, el grafito tiene más expresión. Si tengo que hacer algo con más alegría, diversidad, las acuarelas viajan con esas influencias. Entonces, entre esos dos elementos, suelo moverme y también la tinta. O sea, trabajar a líneas, alto contraste, también es algo que había dejado de lado. Y me vuelvo a encontrar con aquello.

CARLOSOLIVARES: Existe un enfrentamiento directo con el papel en blanco, o primero existe una investigación, justamente, pensando en esta búsqueda por la línea, el trazo, contraste, materiales, etc. ¿cuál sería tu poética, podrías definirla?

KOMBACASTRO: Haber creo que primero te enfrentas a un papel en blanco, y también a cosas más programadas, en que dejo de lado la emocionalidad. Pero en referencia a cómo yo tomo el plano, que sería mi papel en blanco, nunca dejo de lado un proceso investigativo. A veces es la emoción que se apodera de lo investigativo. Y otras veces al revés, primero la investigación, antes que la emocionalidad. Y es interesante esa mixtura. Y creo que eso también construye mi personaje que es versátil. Viendo las cosas que hago, encuentro que soy bien versátil en la manera que tengo de crear. Hubo un tiempo en que traté de hacer una impronta, un estilo. Pero ahora me he soltado bastante a otros estilos. Aunque también siempre pensando desde lo que yo hago, lo que yo planteo. Y obviamente más que a un referente, también se investiga sobre el uso de un material. Para ver cómo tú lo desarrollas.

CARLOSOLIVARES: Justamente, estos procesos personales respecto a la investigación, el uso de referencias como elementos que generan también obras, ¿cómo trabajas con la imagen?…

KOMBACASTRO: Cuando es algo más emocional, es algo que ya viene como pre-creado. Hecho en uno. Ahí es como fluye. Viene pre-creado porque te lo imaginaste. Yo suelo muchas cosas que hago, como que lo empiezo a pensar, a ver que quiero y ya tengo el dibujo en la cabeza. Más o menos, el dibujo, los colores, y eso ya.

 CARLOSOLIVARES: ¿Puedes obtener referencias en la calle?

KOMBACASTRO: Sipo. Y también a veces estoy sentado. Meditativo. Y es porque estoy pensando en la imagen que quiero hacer. O la ilustración. Y ya lo tengo armado.

CARLOSOLIVARES: …La estas visualizando en tu imaginario…

KOMBACASTRO: Sí, creo que a veces desde un sueño, puede nacer un imaginario. O bueno también, el imaginario sudamericano, es súper importante. Hace poco hice una ilustración que fue hecha pensando en el confinamiento, y aparecen dos colibrís que son unos personajes montados, con patines. Que también son cosas que yo he visto en el Raval. Para justamente mezclar el Raval con un ave que yo he visto mucho en Sudamérica. Que es el colibrí. Y era una forma de ver la libertad en tiempos de pandemia. Una mixtura con lo que veo acá. Ya que acá existe una mixtura de identidades. Tú sales a la calle y le dicen ravalistán. Porque sales a la calle y te vas a encontrar con un montón de gente árabe. Y de muchas partes, latinos, musulmanes, no sé, muchas partes. Existe una migración que enriquece mucho. Yo creo que las migraciones generan un enriquecimiento cultural, porque todas estas identidades en algún momento tienen conexiones. Yo creo que por ahí definiría la investigación que estoy llevando. Y es también lo que quiero hacer con la gráfica. Porque a mí me interesa mucho ser migrante, con mi cultura, con mi forma de luchar, pero migrante. Yo creo que, por ahí, iré buscando todo lo que quiera hacer. Ese es el desafío.

CARLOSOLIVARES: Y bueno también con lo que vas descubriendo con la materialidad en sí, que sería el proceso.

KOMBACASTRO: Sí, el proceso. Porque todos los días ves algo que te alimenta una nueva idea, y creo que en un concepto sería, la diversidad. Respecto al trabajo con el espacio público, tengo un discurso fuerte con ello. Que tiene que ver con la diversidad, el espacio público, la vida, la gente. Desde la protesta social, hasta la alegría. Eso es la ilustración. Y también necesito mostrar mi trabajo en Barcelona. Que es súper rico en lo visual, en la calle. Hay mucho street art. Y estoy motivado a comenzar a trabajar algunas intervenciones callejeras. Pero aún espero que pase un poco el tiempo, porque en este tiempo hay mucha restricción.

CARLOSOLIVARES: ¿Qué materialidades estas pensando utilizar para estas intervenciones?

KOMBACASTRO: Pienso utilizar el collage, con impresos, y a veces pintura. O sea, ilustraciones mías impresas en grande. Pegarlas y también meterle pintura. Utilizar engrudo. Ese seria un poco el proceso de instalación. Instalar y dejarlo ahí. Para que los espectadores vean algo de Sudamérica en este rincón el mundo. Porque mis ilustraciones tienen mucho que ver desde antes con el tema de la identidad. Hay muchas cosas de antes, que tienen que ver con aquello. Por ejemplo, el trabajar con el patrimonio del norte de Chile. Tengo una ilustración de un diablo con una diabla que me gustaría pegar en la calle. Pienso que una de las mejores galerías de arte es la calle. Mientras se pueda pintar, rayar, y mostrar algo en las calles. Y obviamente con un objetivo y una creación de atrás, da otro realce. Y creo que es el momento, y me interesa esta ciudad. Me interesa poner algo de mi identidad acá. Antes que todo, siempre me imagino la identidad, y desde el concepto de identidad, por ejemplo, en lo visual, tengo referencias históricas como el cartel chileno. Tengo también el cartel chicha. Y uno que otro tipo de cartel. En realidad, es el cartel, entonces mi composición se basa mucho en el formato cartel.

CARLOSOLIVARES: ¿El cartel tiene que ser una imagen de impacto, que entregue el mensaje rápido, que sea preciso?

KOMBACASTRO: Sí, claro. Siempre hay un primer plano en mis dibujos. Y harto detalle. Me gustan mucho los detalles. En mis trabajos de composición, siempre hay harto detalle. Y ahí invierto harto tiempo. El detalle en la línea, en la pequeña sombra. El detalle en la pequeña luz. Los más detallista posible. Siempre he tenido una habilidad de crear imágenes bien compuestas en tema de línea y color. La línea, color dentro. La sombra. Si es que eso es hasta milimétrico, yo también lo trabajo así. Y trato de mantener ese estándar en la composición. Y bueno, también en el concepto de cartel. Me gusta mucho eso. Generar una obra que sea de cartel. Que pueda permitir quedar en cualquier lugar bien. No que tenga una información muy abstracta, sino que más literal, más directa.

CARLOSOLIVARES: ¿Ese podría ser tu estilo?

KOMBACASTRO: Claro. Yo compongo bajo esas normas. Que son como mi forma de decir. Esto es lo que me gusta hacer. Y así lo hago. Y así ir creando. Trabajo mucho desde la figura.

 CARLOSOLIVARES: Y respecto al grado de autocrítica. Existe el no sirve…

KOMBACASTRO: Sí. Hay veces que hay trabajos que los he terminado. Y no los uso. Quedan ahí. Y claro, llega la voz de mi conciencia y me dice: que pierdo mi tiempo creando tanto y sin ocuparlo. Pero también existe esa necesidad de experimentar. Y también trabajar, para soltar un poco la idea, y después llegas a la idea. Hay muchas veces, muchos dibujos que tienen muchos procesos. Hasta que encuentro lo que quiero. A veces hasta he avanzado los dibujos. Y es increíble. Por ejemplo, por ahí anda uno que estaba pintado y era para trabajar un concepto de mi banda musical (HENTRENAMIENTOH). Pero no me gustó, así que hice otro. Y eso quedó ahí. Igual ese es unos de mis retos. Ya que yo trabajo mucho ha pedido. Para promocionar una gira de alguien, y hablo con ellos, hago una lluvia de ideas, un par de bocetos, y después ya empiezo a entregar el trabajo.

CARLOSOLIVARES: ¿Reconoces alguna marca, huella o sello en tu obra? A través de la revisión has podido reconocer. Donde están las repeticiones.

KOMBACASTRO: Hay varias marcas, semejanzas. En los rostros. En la mayoría de mis ilustraciones aparece un rostro que ya tengo en mi mente. No hago referencia a observar, para crear. Eso es bien relativo. Pero hay patrones que se van repitiendo, y ahí pasa eso que a veces tu ilustración se parece a ti, como los dueños de perros se parecen a sus perros. Es increíble.

CARLOSOLIVARES: ¿Existe algo de autorretrato en tu trabajo?

KOMBACASTRO: Sí, claro y pienso que esa es la marca más representativa de una obra que yo hago. Creo que tiene ese reflejo, esa parte de mi. Pasa que también lo veo en otros artistas. Ilustradores, su trabajo tú lo ves y dices: ah, es él.

CARLOSOLIVARES: ¿En ese sentido, como definirías tu huella? ¿Cómo visualizas ciertos rasgos culturales?

KOMBACASTRO: Creo que es algo que todavía no tiene límites. Porque uno va a prendiendo más cosas. Vas entendiendo más cosas del mundo. Pero sí, la raíz desde la iconografía, de mi visión cultural. Y desde donde yo crecí, donde yo viví. Esos son elementos que siempre intento trabajar. Siempre digo esta es mi identidad, y esto es lo que creo, y desde ahí trabajo. Y lo voy siempre haciendo parte. Y también, existe una marca que siempre trabajamos, que podríamos definir como pos apocalíptico. El trabajo con la máscara, por ejemplo, por lo que vivimos, lo que presenciamos como generación. Siempre ha habido un dejo político en mi obra, siempre he trabajado con esa lógica. Para mi el dibujo es social. Creo que podría encasillarme como un ilustrador social y político, de todas maneras. Intento tener bien claras las ideas políticas. Trabajar con la crítica social, y desde ahí también trabajo todo lo mío. También eso es una marca. Juntar, unir tu identidad, la crítica social, son dos elementos muy importantes dentro de lo que hago. Y creo que ahí existe una marca también.

CARLOSOLIVARES: … se plantea y se trabaja dentro de un contexto social…

KOMBACASTRO: Claro, social. Y es para todos también. Porque yo tengo una crítica con respecto al arte conceptual. A mi me gusta que mi trabajo sea para la gente, que la mayoría lo pueda ver, pueda tener una sensación. Que no sea algo rebuscado. Porque cuando las cosas son muy rebuscadas, queda en un grupito no más. Queda en ciertas personas que puedan entenderlo, comprenderlo, visualizarlo. Bajo esa lógica te das cuenta que… por ejemplo a mí me gusta mucho que, en un barrio, alguien, que no entienda de pintura, o arte conceptual, o nada… pueda sentarse un momento y disfrutar. Y decir ¡wuau! Me provoca esto, es bonito, no sé un poquito de aire. Eso es lo que a mí me gusta hacer, en el plano social. Una vez iba con una impresión en la calle y se me acercó una señora viejita, y me dijo: “oh, ¡que bonito! ¡esto es como un indio que yo conozco, acá en Barcelona!” Y creo que al encontrar lo que tú hiciste, sirve para que alguien se detenga y vea los detalles, o lo compare con algo. O le dé algún sentido, ya te das cuenta que tu arte es popular. Y ese es el trabajo que quiero realizar yo. No algo tan rebuscado. Pero algo que sea popular, que tenga de lo social. Que tenga punto de vista, que tenga alegría, que tenga amistad. Que tenga muchas cosas, si vivimos en un sistema que nos encierra en un cubículo. El arte tiene que ser más libre. No para algunos, sino que para todos. No para una elite artística, o para los dioses del arte. Es para la calle, es para la vida. Eso pienso. Y es como también, una crítica. Como también me van a criticar a mi. Así es. Y está bien. Hay que vivir de lo que uno cree. Lo que a uno le hace sentir bien.

CARLOSOLIVARES: ¿La Ilustración es una forma de expresión actual?

KOMBACASTRO: Hay mucha gente, ilustradores, ilustradoras. En todo el mundo. Distintas formas, existe una cantidad de munditos. De experiencias. Poéticas. Formas de colorear. Formas de hacer líneas. Trabajos desde la psicodelia. Hay ilustradores con los que alucino. Yo digo: uff que bello trabajo, que técnica más increíble. Y otros que la técnica, es parte de la obra. Y si la técnica es algo no tan elaborado, así como tanto tiempo y perfección, pero eso lo hace ser perfecto. Y eso es genial. Cada creación tiene rasgos muy bonitos. Y eso hace que cada ilustrador tiene que trabajar su propia perfección. Su propia forma de ver, crear y mostrar. Pero existe una cantidad de ilustradores. Y acá uno ve mucho. Acá (Barcelona) es bien variado. Hay hartos espacios de ilustración. Librerías de ilustración. Ilustración autónoma. Hace un rato pasamos por FatBotton y te das cuenta que hay cabida a todo tipo de ilustración a todo tipo de idea. Que apunta a una diversidad, encuentra un valor distinto. Y también existe la auto-economía en relación a esto. Cada artista busca solventar sus ideas.

CARLOSOLIVARES: ¿La técnica de la ilustración en sí es diversa?

KOMBACASTRO: Sí, de todas maneras. A la gente le gusta tu obra, va y consigue tu obra. Hay que llegar a la venta para subsistir, a través de la autoeconomía. Que un artista pueda a través de lo suyo, solventar sus propuestas, sus ideas. Tu ilustración, no nace con un patrón que esta detrás… hay gente que te hace un encargo, pero es porque le gusta tu idea, le gusta como tu pintas, como tu ilustras… y quieren algo tuyo. Y eso es bakán. Es increíble ver que, si hago más línea de esto, de esta ilustración que hice, porque gustó… voy a hacer un par más y esas tres que hiciste van a significar que se van a mover un poco más. Y ahí tu vas buscando, vas trabajando. Es eso. Es variado lo que pueda pasar. O sea, puede pasar de todo. Pero, te permite hacer eso. O sea, ya tienes algo, que es lo tuyo. Que es tu identidad, y acá (Barcelona), se va a dar mejor que haya un público que va a querer eso. Y empiezas a ser más variable, dentro de lo tuyo. Y esta bueno, no sé. Ahora tenemos un plan bonito de trabajo, por ejemplo, unos trabajos míos que los tenía hace un buen tiempo. Los pude sacar acá en Print, que es un formato para vender tu trabajo. Un impreso en buena calidad, bonito papel. Y he podido ir vendido eso. A través de las redes sociales. Es interesante. Ahora he tenido el apoyo de mi compañera, y es un tema. Porque vamos remando con eso. Trabajando juntos. Esa es nuestra pyme. La estamos armando juntos. Por decirlo, creo que sí. (ríe)

LORENALVAREZCH: Nunca nos pusimos de acuerdo. Hacer una pyme. Pero es que yo sé hacer eso. Ese es mi trabajo. Sí, yo soy periodista. Entonces, vi el trabajo del Jorge, que está quedando como, así como debajo de las tazas de café (risas), fue como casa de herrero, cuchillo de palo. No puede ser po. Entonces, ahí le dije que si me dejaba tomar sus redes. Y que yo también quería ir probando otras técnicas, para ir explorando como funcionan las cosas. Entonces, empezó como un juego. Pero también sabíamos que el juego iba a salir bien, porque su trabajo es bueno. Entonces, empecé a tomarlo y rápido, empezaron a subir las visitas. Hice acciones sencillas, que era como cambiarle la audiencia, para que tuviera audiencia de artes, y no solo amistades. Empecé a segmentar el público de Europa, no trabajar solo con público de Chile. No sé, cosas que son pequeñas acciones, pero que igual van modificando el escenario de quien te ve. Y claro funcionó súper bien. Ahora, pensando en Chile, especialmente en Artes Visuales, porque pensando en el Teatro, o la Música, en Chile pueden tener más espacio, o mejor difusión. Pero las Artes Visuales, siento que aún están súper limitadas. De lo que observo, es que, o sea, no limitadas porque no haya artistas, todo lo contrario. Tiene, y buenos. Pero los espacios de difusión, son más reducidos. Y la gente no invierte, tampoco en la obra de arte. Y si invierten, invierten en nombres ya consolidados. Es muy conservadora, la manera de acceder a las Artes Visuales (en Chile). Siempre se llega a los mismos. Y también hay prácticas como imprimir no más, la gráfica de alguien. Cosas que aquí ya están mucho más desarrolladas. Creo que sí, es muy distinto el escenario, de difusión, de venta. Y de exposición, de exhibición, también. La cantidad de salas de exposición que hay acá, o la valoración por el Arte Callejero. Entonces, pienso que acá hay mucho más campo. Yo creo que es un tema social, en el sentido más profundo de la palabra. Creo que aquí, la gente ya tiene resulta sus necesidades básicas. La gran mayoría, quizás no todos por supuesto, pero la gran mayoría. Pero en chile, quien va a invertir $20.000 por un Print, si no te da para pagar la comida a la semana. Entonces, creo que allá es difícil que la gente se entusiasme a comprar. Claro, porque no tienes plata para invertir en Artes, pasa a ser una tercera necesidad. Y acá (Barcelona) hay una mejor relación con las Artes. Pienso, yo que, al haber tantas galerías de artes, y salas de exhibición, que la gente ya genera una relación con las artes que, te hace ser más curioso, o querer ver otros artistas, indagar mucho más. Pero como allá (Chile), todavía es muy segmentado, hay un montón de gente que nunca va a ir a una exhibición, o porque no tiene plata, o porque simplemente no le interesa. Cómo nunca ha estado en una, no sabe qué puede ocurrir ahí. Esos pasos que aquí ya dieron, se notan. Llegar desde allá, por ejemplo, y ver la diferencia en materiales, quizás un montón de materiales, que encuentras a tres cuadras, en Chile no lo encuentras en ningún lado. O el tipo de papel, los valores de imprenta, hay más opciones para escoger desde el momento inicial del proyecto. Entonces, creo que todo se va notando harto. Desde lo más cotidiano el trabajo artístico. Y en las Artes Visuales influye mucho.

POSTDATA: Agradecimientos a Jorge y Lore, que nos recibieran en su hogar. Ubicado en el corazón del Raval, conocido barrio migrante de Barcelona, en Catalunya. A unas cuadras esta ubicado el MACBA, el CCCB. Ambos museos archiconocidos para los turistas; rodeado de un barrio migrante, trabajador, y profundamente popular. Un recorrido por estos lugares que son inmensos en diversidad, oferta de productos y la conectividad con el puerto y el centro más histórico de Barcelona, hace de esta experiencia, una recordada jornada de conversación, en medio de una tarde en plena pandemia del 2020. CARLOS OLIVARES CALDERÓN

Discussion

Leave a reply